Tuesday, November 12, 2013

Soneto de amor XIII (13) Dos Versiones

 1.
Ojalá fueras tuyo, mas lo eres
Sólo mientras vivo permanezcas.
Contra el fin deberías prepararte
Y tu dulce figura dar a otro.
La belleza que en préstamo ahora tienes
Así no tendría plazo, pues serías
Tuyo aún después de haber partido
Si otro heredara tu semblanza.
¿Pues quién deja arruinar casa tan bella
Si puede preservarla honrosamente
De las ráfagas airadas del invierno
Y del furor yermo de la muerte helada?
    Sólo un pródigo, amor. Tuviste un padre,
    Que tu hijo también diga lo mismo.
 
 2.
¡Si fueras tú yo! Pero, ay amor, 
tú sólo serás tuyo mientras vivas;
disponte a abandonar esta ilusión
y lega en otro tus facciones finas.
Así conseguirás que no termine
esta belleza que detentas, puesto
que cuando el dulce vástago te imite
serás de nuevo tú, aunque hayas muerto.
Tan digna residencia no merece
que un mal tutor la deje abandonada
a expensas del invierno y sus corrientes
y el frío eterno de la muerte vacua.
   No despilfarres, pues amor, y dale
   a tu hijo lo que tú tuviste: un padre.

No comments:

Post a Comment