Monday, November 25, 2013

Soneto de amor LIV

¡Oh, cuánto más reluce la beldad
si la verdad con su dulzor la adorna!
La rosa es grata pero lo es aún más
por el aroma dulce que la colma.
El tinte intenso del escaramujo
es como el de la rosa perfumada,
presenta espinas y se mece al bufo
más tórrido, que lo desenmascara;
y ya, sin más virtud que su envoltura,
no es festejado, languidece y muere
a solas. Mas las dulces rosas, nunca;
se hacen aromas de su dulce muerte.
Así, cuando tu plenitud decrezca,
vendrá mi verso a destilar tu esencia.

No comments:

Post a Comment