Wednesday, November 27, 2013

Soneto de amor LXI

¿Qué quieres, que mis párpados pesados
acechen en la noche fatigosa?
¿Que viva sin soñar, buscando en vano
vestigios de tu imagen en las sombras?
¿O acaso enviaste a tu alma a que observara
mis actos, donde vaya, por si viese
indicios de perfidias o de holganza?
¿Tan fuertes son los celos que me tienes?
¡Qué va! Tu amor, que es mucho, no es tan grande:
mi amor es el que me mantiene en vilo,
mi amor, que ha de impedirme que descanse
pues él es quien vigila tu camino.
Yo a ti te observo mientras tú despiertas
lejos de mí, mas de otros, ay, muy cerca.

No comments:

Post a Comment