Wednesday, November 27, 2013

Soneto de amor LXX

Que se hable mal de ti no es tu defecto.
Lo bello siempre es blanco de la insidia
que, como un cuervo en el azul del cielo,
recela del ornato y lo mancilla.
Así, que te difamen es indicio
de tu virtud, que incluso el tiempo anhela:
el chancro adora el brote más tiernito
y tú fuiste una intacta primavera.
Salvaste las primeras emboscadas
incólume o acaso victorioso,
mas no te amparará de la amenaza
creciente de la envidia tanto encomio.
Si mal no suscitase resquemores
caerían a tus pies mil corazones.

No comments:

Post a Comment