Monday, October 26, 2015

Soneto de amor CLIII (153)

Una ninfa de Diana vio a Cupido 
Durmiendo con la tea a su costado; 
Tomó el fuego de amor, y apresuróse 
A arrojarlo del valle en fuente fría, 
Que inflándose en el sagrado fuego 
Hirvió con un calor inextinguible 
Y transformose en baño en que buscamos 
Cura soberana a extraños males. 
Mas la tea de amor volvió a alumbrarse 
De mi amada en los ojos, y a encenderme, 
Y el baño saludable me procuro, 
Enfermo destemplado y sin remedio, 
   Remedio sólo hallara en esos ojos 
   Que a la tea amorosa dieron flama.  

No comments:

Post a Comment