Sunday, October 25, 2015

Soneto de amor CXLI (141)

En verdad no te amo con los ojos, 
Que descubren en ti mil fealdades, 
Pero este corazón, que desvaría, 
Adora lo que ellos más desprecian. 
Tu voz no me deleita los oídos; 
Tampoco te codicia el tierno tacto 
Ni ansían el gusto y el olfato 
Una fiesta sensual contigo a solas. 
Mas no pueden el juicio ni el sentido 
Disuadir a un corazón imbécil 
Que desbarata a un simulacro de hombre 
Haciéndome tu esclavo y tu vasallo. 
   Sólo me conforta, en tal flagelo, 
   Que purgo mi delito al cometerlo.

No comments:

Post a Comment