Sunday, October 25, 2015

Soneto de amor CXXXIII (133)

Maldito el corazón que me tortura 
Con herida infligida doblemente, 
Pues no contento con atormentarme 
Esclavo de un esclavo hace a un amigo. 
Con tu ojo cruel me trastornaste 
Y luego me quitaste a quien me amaba,
De él, de mí y de ti soy despojado, 
Y un triple padecer sufro tres veces 
Enciérrame en la cárcel de tu pecho 
Más suelta a quien tienes prisionero 
Y deja que en mi pecho lo encarcele, 
Que allí de tu rigor estará a salvo. 
Aunque no lo estará: soy tu cautivo 
Y cuanto hay en mí por fuerza es tuyo. 

No comments:

Post a Comment