Monday, October 26, 2015

Soneto de amor CXLIV (144)

Dos amores, consuelo y sufrimiento, 
Me rondan como espíritus tenaces: 
Angel bondadoso un varón rubio, 
Espíritu del mal una hembra oscura. 
Por lanzarme al infierno, mi demonio 
A mi custodio aleja, tentadora, 
Y ansiando convertir al santo en diablo 
Su pureza corteja procazmente. 
Si mi ángel en diablo se ha trocado 
No puedo asegurar, aunque sospecho, 
Los dos lejos de mí, los dos amigos, 
Que uno conoció el infierno de otro. 
   Mas sólo lo sabré con certidumbre 
   Si el ángel es purgado por el fuego. 


No comments:

Post a Comment