Monday, October 26, 2015

Soneto de amor CXLVI (146)

Oh centro de mi gleba pecadora, 
Manceba de contrarias potestades, 
¿Por qué, alma, por dentro languideces 
Y por fuera te pintas tan festiva? 
Siendo el plazo tan breve, ¿por qué vistes 
De ornatos tu morada transitoria? 
Los gusanos serán quienes la hereden 
Y engorden con las galas de tu cuerpo. 
Vive pues a costa de tu siervo, 
Aumenta con sus cuitas tus caudales; 
Compra lo eterno al precio de las heces, 
Por dentro rica, despojada fuera. 
   Por la muerte voraz alimenta, 
   La muerte matarás, y no habrá muerte.

No comments:

Post a Comment