Monday, November 25, 2013

Soneto de amor LX

Se afanan por llegar, nuestros minutos,
como olas a la orilla, a su final,
y cada cual reemplaza al que, a su turno,
luchaba para no quedarse atrás.
Primera luz, el nacimiento avanza
hacia la madurez, donde se enciende;
eclipses zafios lidian con su estampa
y el tiempo le reclama su presente.
El tiempo, que sustrae la lozanía,
socava la belleza con arrugas,
se nutre de lo extraño de la vida
y si algo se resiste, su hoz lo trunca.
No obstante espero que su mano cruel
deje a mi verso en pie, y a ti con él.

No comments:

Post a Comment