Wednesday, February 25, 2015

Soneto de amor XCVI (96)

Te tilda de ser joven, descarriado, 
o por ser joven y vital te adulan,
y todos -ricos, pobres- te aman algo:
tus vicios son tus gracias, y las usas.
Así como en el dedo de una reina
la joya más vulgar parece cara,
tus faltas se traducen en certezas
y todos las encuentran atinadas. 
¿A cuántos corderitos sangraría
el lobo que en cordero se traduce?
¿A cuántos llevarías tú a la ruina
si usaras todo el nervio de tu empuje?
No lo hagas, pues mi amor es tan enorme
que, si eres mío, mío es tu renombre.

No comments:

Post a Comment