Friday, February 27, 2015

Soneto de amor CXII (112)

Tu amor y tu piedad borran la marca 
Que escándalo vulgar grabó en mi frente, 
¿Pues qué importa mi fama, mala o buena, 
Si tú mi bien exaltas, mi mal cubres? 
Para mí eres el mundo, y de tu lengua 
Quiero oír las críticas y elogios. 
No cuenta nadie más, nadie podría 
Torcer por bien o mal mis intenciones. 
Arrojo en un abismo tan profundo 
Las voces de los otros, que mi oído 
Es sordo a reproches y lisonjas; 
Mas excuso así mi negligencia: 
Con tal fuerza estás en mí arraigado 
Que el mundo, salvo tú, parece muerto.

No comments:

Post a Comment