Wednesday, February 25, 2015

Soneto de amor XCIX (99)

Ladrona -reprendí yo a la violeta
precoz-, ¿no habrás robado tu perfume
del soplo de mi amada? De sus venas
sacaste el noble tinte con que cubres
de púrpura tu suave consistencia.
Copió tu mano el lirio y lo juzgué;
el haz de mejorana hurtó tu pelo;
las rosas, espigadas, eran tres:
color rubor y blanco  desespero, 
y una tercera, a medias roja y blanca, 
que aunaba a sus colores tu frescor;
por ese robo en plena exuberancia,
un verme vengador la carcomió.
Había muchas flores, pero todas
robaban tus colores o tu aroma. 

No comments:

Post a Comment