Wednesday, February 25, 2015

Soneto de amor XCII (92)

Tu trata a toda costa de no hurtarte, 
que el sello que nos une es de por vida
y sin tu amor la vida ya es un balde, 
pues de tu amor depende que perviva.
Mi vida de lo peor se encuentra a salvo
si con lo menos malo ya se muere;
me auguro más a gusto en este estado 
que a expensas de tu humor y sus vaivenes.
Si acaba con mi vida un solo enredo,
¿qué daño puede hacerme tu inconstancia?
Feliz si soy tu amor, feliz si muero;
qué hallazgo tan feliz es mi coartada.
Mas, ¿qué hago tan grato que no sufra ofensa?
Podrías ser falso y yo sin darme cuenta.

No comments:

Post a Comment