Wednesday, February 25, 2015

Soneto de amor CI (101)

Oh musa perezosa, ¿por qué olvidas 
A la verdad teñida de belleza? 
Belleza y amor se dignifican 
En mi amor, y tú por su intermedio. 
Responde, musa. ¿Me dirás acaso: 
"Ofende a la verdad un tinte ajeno, 
No hay pincel que revele la belleza, 
Lo óptimo es mejor estando puro"? 
¿Porque él es inefable serás muda? 
No excuses tu silencio, pues depende 
De ti que él a la tumba sobreviva 
Y lo alaben los tiempos venideros. 
A tu oficio, musa, he de enseñarte 
A volver perdurable lo caduco.  

No comments:

Post a Comment