Thursday, December 5, 2013

Soneto de amor LXXXIV

¿Quién que hable bien podrá alabarte más
que aquel que dice: sólo tú eres tú?
¿En qué recinto amurallado está
la réplica que iguala tu virtud?
Malhaya aquella pluma que escatima
la gloria que concede a su modelo;
en cambio, el que te escribe, con que diga
que tú eres tú, ya dignifica el verso.
Le basta con calcar, sin empañarlo,
lo que natura ha escrito en ti sin tacha,
pues esa copia hará que sea admirado
y por doquier su estilo cobre fama.
Ansiando elogios, todo lo que vales
se empaña, pues cosechas falsedades.

No comments:

Post a Comment