Thursday, December 5, 2013

Soneto de amor LXXVI

¿Por qué carecerá mi verso tanto
de cambios, variaciones, novedades?
¿Cómo es que, con el tiempo, no me lanzo
a practicar con métodos flamantes?
¿Por qué son ropa vieja mis creaciones
y es tan común mi estilo que parece
que todas las palabras dan mi nombre
y enseñan el lugar de donde vienen?
Oh, dulce amor, te escribo siempre a ti
u tú mi amor sois mi único argumento,
y gasto lo gastado, así, sin fin,
para vestir lo viejo con lo nuevo:
Si el sol es nuevo y viejo cada día,
también mi amor. Da igual cómo lo diga.

No comments:

Post a Comment