Wednesday, March 4, 2015

Soneto de amor CXXVII (127)

Antaño la negrura no era hermosa, 
O si lo era, no le decían bella, 
Más lo negro hoy sucede a la belleza, 
Con bastardas afrentas difamada. 
Pues como todos el poder se arrogan 
De velar la fealdad con artes falsas, 
La belleza perdió el sagrado nombre 
Y vive, profanada, en la ignominia. 
Negro es pues el cabello de mi amada, 
Y negros como cuervos son sus ojos, 
Enlutados porque esos artificios 
Con falsedad difaman lo creado. 
Y tanto los endiosa el negro luto 
Que hoy se dice que la belleza es negra.  

No comments:

Post a Comment