Wednesday, March 4, 2015

Soneto de amor CXXV (125)

¿Por qué tu pabellón sustentaría, 
Lo exterior celebrando externamente, 
O echaría cimientos sempiternos 
Que serán pronto ruinas y despojos? 
¿No he visto a quienes aman la apariencia 
Perderlo todo y más despilfarrando 
Por gustar de sabores azarosos 
En ávidas miradas consumidos? 
Prefiero que en el pecho me recibas 
Y aceptes mi oblación, si humilde franca, 
Harina pura y sin más artificios 
Que un recíproco don, la entrega mutua. 
¡Fuera, intrigante! Cuanto más acuses 
A un alma leal, menos la dañas.  

No comments:

Post a Comment